Rio da Cruz

admin | 23 Abr, 2017

Historia

LA CASA HISTORIA

Hachas de sílex, dólmenes, castros, restos romanos y capillitas medievales evidencian la ocupación del territorio durante todas las etapas históricas. Al abrigo de la Punta de O Castro se conformó un puerto pesquero natural que se convertiría, con el paso del tiempo, en el motor de la villa.

A lo largo de los tiempos, pasaron por Cariño diversos pobladores, que dejaron huellas de su presencia. En alguna zona de O Limo tuvo su hábitat el hombre del Paleolítico, documentado por el hallazgo de numerosas hachas de sílex. Y en A Capelada tenemos la impronta del megalitismo: la sierra cariñesa estuvo ocupada hace cuatro mil años por los constructores de dólmenes, monumentos funerarios formados por grandes piedras que cubren un campo de enterramientos.

El número de castros (poblaciones prerromanas) catalogados evidencia otro momento cultural importante. Destacan el de A Moura, la Punta de O Castro de Cariño y el castro de A Cancela de Feás. El paso de la cultura castreña al mundo galaico-romano se concreta en el yacimiento de San Xiao de Trevo, una ladera cubierta de terrazas en la que se asienta una capilla. En la construcción de la iglesilla se utilizó material original de la villa romana.

De la Edad Media se conocen varias construcciones: el castillo de O Casón, el Curro de O Cadro y la Pena de O Castelo de Cariño. Este último pertenece a la parroquia de A Pedra y está situado en la cumbre de un espolón montañoso de 300 metros. Sólo se conservan del restos de muros de mampostería.

Al abrigo da Punta do Castro de Cariño se va conformando un pequeño puerto pesquero natural. Allí se construirán las primeiras pilas de salazón y las viviendas de los marineros. Según el padrón de habitantes del año 1584, Cariño tiene 39 vecinos y 124 almas, mientras que en A Pedra vivían 51 vecinos y 163 almas.